lunes, febrero 22, 2016

Sobre la responsabilidad

Sobre la responsabilidad
Cómo poder responder sin quedar desprotegido



Siempre recuerdo que una profesora de Gestalt nos decía una y otra vez que la RESPONSABILIDAD significaba “la capacidad de responder” de cada individuo.
Es decir, no se trata de ser bueno o pagar las cuentas a tiempo, se trata de hacernos cargo de lo nuestro, de nuestras necesidades y de la forma de satisfacer esas necesidades, e incluso la posibilidad de frustrarnos cuando no puedo satisfacerla en ese momento.

Todos los seres humanos nacen con la posibilidad de ser responsables. Los organismos están capacitados para detectar sus necesidades y buscar los recursos para intentar satisfacerlas.

Pero, ¿Qué pasa que esa capacidad se pierde en el tiempo?

Pongamos un ejemplo. Este es un adolescente que tuvo que retirarse de un círculo social de conocidos y amigos. No lo hizo por deseo, lo hizo por una situación familiar. En ese momento, a sus 15 años, no tenía recursos suficientes para encarar el tema de frente, diciendo lo que pasaba en realidad. Tampoco tenía los recursos suficientes para “dar la espalda” a su familia y quedarse con estos amigos. Su mundo, ante esta situación, sufrió un quiebre importante: perdió un espacio importante de su vida y no pudo hacer nada para que esto no pasara.

Lo que se presenta como una interrupción del contacto o una interrupción para alcanzar la satisfacción de una necesidad, se convierte en una situación abierta para esta persona. Y el organismo, en su deseo de cerrar este ciclo abierto, puede repetir situaciones en las que esta persona fantasea sobre perderlo todo.  Entonces la forma en la que el organismo de este hombre encuentra algo de balance, es exponiéndose poco o nada, arriesgándose poco o nada en situaciones emocionales, colocándose una capa emocional para no mostrar lo que lleva por dentro.

De esta manera, está seguro que no va a “perder” lo que le pertenece ni va a pasar algún otro momento de pérdida emocional. Solo que de esta manera tampoco podrá sumar o ganar aspectos positivos a su vida.

En el ejemplo citado, ya el adolescente creció y ahora es un hombre de 35 años. Comienza a hacer terapia cuando se da cuenta lo mucho que se le dificultan los cambios en su vida.

En el paso del tiempo, se ha dado cuenta que cambiar no es solo cambiar, significa exponerse, para poder alcanzar una meta o satisfacer una necesidad. Y que su dificultad, justamente reside en hacerse cargo de este vacío que implica salir al mundo a satisfacer sus necesidades, sabiendo que puede ser que no lo logre.

El tiempo lo lleva a saber que más allá de lo que ha llamado su “dificultad para cambiar” no es más que una forma que tiene su organismo de protegerlo de ese dolor y ese quiebre que vivió en el pasado y que no ha logrado superar o cerrar.

Cuando logra entender que el organismo lo que hace es “defenderse”, puede encarar el tema de otra manera. Sabe que su temor fundamental es sentir que puede perderlo todo, así que puede optar por una responsabilidad medida. ¿Qué significa esto? Usar sus recursos con medida, de manera racionada, sin colocar toda la carne en el asador y al mismo tiempo, permitiéndose asar una parte y ver qué resultados obtiene.

El cuerpo necesita readaptarse a exponerse de manera paulatina. Comprender que el riesgo medido no es sinónimo necesario de perder, que también puede ganar, aunque sea en experiencia y en gozo. Y que la frustración también es una forma de transitar ciertos momentos.

Un organismo no es mejor porque logra TODO lo que se proponga. Es más maduro en la medida que sabe frustrarse cuando no alcanza una meta y puede ajustar sus acciones y seguir intentándolo.


Autor del texto: Raiza Ramírez.
Periodista, Gestaltista, Coach Ontológico y Consteladora Familiar.

No hay comentarios.:

Para leer más...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Qué es Bebé Gestalt

Mamá y Papá: el principio de todo.

Mamá y Papá: el principio de todo.
La vida viene de mamá y papá. Y yo, como hijo soy 50% mamá y 50% papá. Estoy conectado una suerte de “hilos invisibles” a ellos y a los que vinieron antes que ellos y que hicieron posible mi vida. A donde me mueva y vaya, los hilos van conmigo. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Neurótico yo?

¿Neurótico yo?
Fritz Perls, creador de la Terapia Gestáltica, escribió que todos los seres humanos somos neuróticos. Esta aseveración quizá puede resultar antipática para algunos, ¿cómo es posible esto? A continuación podrás leer algunas pistas que te ayudarán a saber si eres neurótico o no. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

¿Llueve o hace sol?

¿Llueve o hace sol?
Si se pudiera hablar de un “ideal”, sería el siguiente: tener el paraguas a la mano, estar pendiente del tiempo y probar. A veces será el momento de abrirlo porque el cielo anuncia tormenta y otras veces de cerrarlo pues el sol está resplandeciente. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La pareja y el morral

La pareja y el morral
Una mujer, luego de pasar un tiempo sin pareja, conoce a dos hombres: A y B. El “A” parece tener todas las cualidades “buenas” que ellos “deben tener”: es soltero, tiene una buena posición económica, está disponible para ella, es cariñoso, de buena familia. El “B”, pareciera cargar una mochila más grande: tiene un hijo, una ex mujer y algunos problemas sin resolver. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)

La empresa de un solo empleado

La empresa de un solo empleado
Por muchos años esta mujer tuvo y mantuvo una empresa de múltiples empleados. Estaba tan atareada con sus ocupaciones que se olvidó de ella misma. A veces no se pagaba el sueldo, hubo años en los que no vio utilidades. (Haz clic sobre la foto para leer el texto completo)